Te enumeramos las características de la cerámica

La cerámica no se altera ni experimenta la dilatación térmica

Si utilizas cerámica en ambientes sujetos a altas temperaturas, puedes decir no a las alteraciones o deformaciones de las superficies. La cerámica resiste el calor.

La cerámica también es el material ideal para pavimentos de exterior donde brilla el sol abrasador. No pierde su planeidad o forma incluso si se expone a calor fuerte.

No todas las superficies pueden estar expuestas al calor: aquellas que contienen plástico alteran su forma y estética. La cerámica no cambia y, allí donde se coloque, permanece tal cual.

La cerámica es segura y funcional para el suelo o las paredes de tu cocina. Las altas temperaturas generadas por los fogones no comportan deformaciones o abolladuras.

Las altas temperaturas son intrínsecas al proceso productivo de la cerámica. Se cuece a 1200 grados ¿cómo no va a soportar la cerámica altas temperaturas?

Cerámica es resistente al rayado

¡Como nueva! Sin rasguños ni signos de desgaste, a pesar del paso del tiempo.

La cerámica siempre se ve bonita y es duradera en el tiempo. Podemos ser conquistados por una superficie cerámica nueva, más moderna o actual, pero al observar el pavimento de nuestra casa, nos daremos cuenta de que se conserva bien y no está desgastado. La cerámica dura mucho en el tiempo. Diferentes pavimentos muestran el paso del tiempo, a veces una simple distracción es suficiente para arruinarlos en poco tiempo.

En cambio, la cerámica es altamente resistente a los rasguños, a las pisadas o a maniobras descuidadas.

Con la cerámica puedes permitirte un poco más de descuido. Mucho menos delicada que otros materiales y muy duradera en el tiempo, la cerámica permanece inalterable también después de muchos años.

Icono Fuego - Porcelánicos HDC

Material resistente al fuego

Limita con la cerámica el riesgo de incendio. Inerte a las llamas es garantía de seguridad. Sobre las superficies cerámicas las chispas de fuego o los líquidos calientes no causan problemas.

La cerámica no se quema, no propaga un incendio. Elige la seguridad para tus ambientes.

Para algunos pavimentos, una chispa puede ser fatal. Para la cerámica no, es un material no inflamable.

El fuego daña algunas superficies, además de los potenciales peligros que comporta. La cerámica en cambio ni se quema.

Icono Humo - Porcelánicos HDC

La cerámica no emite humos tóxicos

La cerámica, en caso de incendio, no emite humos tóxicos. El motivo es simple: no se quema y no contiene plásticos.

A diferencia de otros materiales para pavimentos o revestimientos que, cuando se encienden, emiten sustancias tóxicas, la cerámica es inerte.

Elige la cerámica para las superficies de tu cocina: es práctica y segura. Resiste al fuego y al calor y no emite sustancias nocivas.

Algunos materiales no emiten sustancias peligrosas sólo si no se queman: la cerámica no se quema.

La cerámica ofrece una colocación perfecta

La cerámica colocada correctamente es estable, duradera y limita el riesgo de tropiezos. Elige seguridad, sin renunciar a la estética. Un pavimento cerámico bien colocado te ofrece numerosas ventajas: estética, durabilidad y economía. No subestimes una colocación profesional, que solo la cerámica puede ofrecerte.

La colocación te asegura un pavimento estable, duradero en el tiempo. La cerámica no necesita sustituirse frecuentemente, no sufre deformaciones ni alteraciones.

Tú eliges cuándo quieres cambiar el pavimento. Gracias a la durabilidad y a la resistencia de la cerámica podrás programar la sustitución de tu pavimento por exigencias de cariz estético, antes que por desgaste o inestabilidad.

Algunos pavimentos no te permiten una colocación cuidadosa, creando suciedad e infiltraciones. La cerámica te ofrece belleza y perfección, además de higiene y seguridad.

Cerámica reciclable

Si te importa el medioambiente, utiliza cerámica. Es reciclable y se reincorpora al ciclo productivo.

La cerámica no contiene plástico y es total y fácilmente reciclable. Utiliza cerámica, piensa en el futuro.

La cerámica es arcilla, la cerámica es agua. Elementos naturales que ya parten del medioambiente y que son reciclables.

Existen pavimentos que son difíciles de eliminar en el medioambiente. Para ser reciclados comportan procedimientos complicados. Elige simplicidad y seguridad.